Mochileando (pata de chucho)


Siempre me pregunté cómo sería ser mochilero en Guatemala.

Durante mucho tiempo, escuché a compatriotas que venía a mochilear.

Así que me dispuse a vivirlo. Carolina, la amiga española de mi compatriota recién llegado, Rodrigo, no se me sumó.

Llegué antes de las seis de la mañana a la plaza central de la ciudad de Guatemala para la 51ª Caravana del Zorro.

Dos horas más tarde, el recorrido había iniciado pero no tenía idea de cómo me transportaría hasta Esquipulas, el destino final de la caravana.

Caminé un par de cuadras, hasta que encontré a unos “patojos” que repartían botellas de agua a los motociclistas.

– ¿Vas para Esquipulas?
– Sí
– ¿No me das aventón?
– Preguntale a él
– Hola ¿no me das aventón?
– Claro, subite

Nos demoramos casi 45 minutos en iniciar la marcha.

Mientras, y para no estar de ocioso, ayudaba a romper el plástico de los paquetes de 12 botellas para colocarlos en un barril partido a la mitad.

En ese lapso, la tía, blanquita, y la sobrina, morena, ponían sus mochilas en el piso del panelito. Sin que nadie les dijera, también desempacaban botellas.

– Ellla (la tía blanquita) acaba de venir de Montreal (Canadá)
– Vamos en romería hasta Esquipulas
– ¿Y viajan solas?
– Sí, es la cuarta vez… nos faltan tres hasta completar las siete (de la promesa hecha)

La sobrina es directora de un centro escolar público en Mixco, una ciudad adyacente a Guatemala. La escuela se llama El Salvador

– Nosotras hemos repartido volantes, sopas de vaso y otras cosas para que nos lleven (de aventón)
– Siempre encontramos quien nos lleve y, luego, regresamos en bus (pagado)

Las botellas se acabaron tan rápido como se las desempacaban. Los envoltorios volaban para la parte trasera, después nos servirían.

****

La tía blanquita se acomodó justo detrás del conductor en un espacio reducido.

Junto al motorista viajaba una “patoja” voluptuosa –que merca con la apariencia de su cuerpo- y Gustavo, el coordinador de la entrega gratuita de agua.

La sobrina morena y yo nos acomodamos sobre los plásticos como cojinetes y comenzamos a platicar.

Al principio, y con muchos ánimos, hablamos de la belleza natural de Guatemala, la idiosincrasia de los salvadoreños y de la costa pacífica.

El panelito no tiene ventanas atrás, solo al frente. A medida abandonábamos la jurisdicción capitalina, el clima fresco desaparecía y lo radiante del sol se acentuaba.

Adiós gorro, guantes, suéter, camisa hasta quedarme en camiseta, playera, como las llaman acá.

Al cabo de una hora, los temas se agotaron y optamos por dormitar.

****

¿Qué hacés cuando no tenés, de momento, sobre qué hablar? Ni Internet, ni audífonos, ni libros, ni diarios…

Te decís que, lo mejor, es dormir.

Pero dormir en el piso de un carro, con calor y tantas cosas qué pensar, no es fácil.

Cerrás los ojos y tus pensamientos revolotean.

Finalmente, te aburrís y conseguís hacerlo.

****

Tras dejar infinidad de cerros pelones y otros que nos recibían, llegamos a una parada obligada.

La entrada a Jalapa era un abracadabra. Confluyen tres rutas importantes y todos querían tomarlas con el pequeño detalle que intentarlo creó un nudo. Ni la misma autoridad de tránsito fue imperante para desatarlo.

Como hace tres semanas, volví a sentirme como un emigrante indocumentado por las condiciones: encerrados, sin nada qué hacer o hablar y con muchas botellas de agua.

Para mermar el agobio de calor, opté por abrir una de las puertas corredizas, estirarme y sentarme en la orilla de la puerta.

Fue oxigenante el cambio de panorama: vi a una nalgona en pantalones de cuero extremadamente ajustados, un señor con su hijo pequeño y una adolescente obesa que temí los haría volcar. Motos de todo tipo y tamaño. Vendedoras de comida en canastos que ofrecían gallina, chiles o chicharrones a diez quetzales la porción. Vendedores camisetas, gorro y pañuelos negros con la leyenda: Yo participé en la Caravana del Zorro. Otras tenían calaveras y al eterno Cristo doliente en la cruz, mal impreso. Motos, más motos y más motos.

Habría querido tener una y saber manejarla, pero recordé a dos personas que, en algún momento, me dijeron que con una moto comprás un ataúd y que eso es “para alguien solo”…

****

– ¿Qué hora es?
– La una
– Ya es hora de comer ¿Usted (yo) no quiere nada?
– No, gracias, comeré al llegar

Mi organismo me sorprende: cuando se le antoja, no reclama; y lo hace cuando me mentalizo para que no lo haga

****

Tras salir del embotallemiento, llegamos a otro lugar que no recuerdo su nombre.

La verdad, no me interesaba saberlo. Era evidente que para esa hora no importaba dónde carajos estuviera.

El calor me recordó a San Salvador. El viento es ausente en ese lado del país.

Gustavo, tras hacer el cambio de una chica por otra -que también merca con la apariencia de su cuerpo y aspira poner una agencia de modelaje-, decidió conducir y envió al piloto junto con nosotros.

– Yo tengo una hija que vive en San Salvador
– Ah, ¿sí? ¿En qué parte?
– Dejame ver… (e hizo memoria de la dirección postal) …San Martín, San Salvador, El Salvador
– ¿Y desde cuándo no vas?
– Desde hace cuatro años.

****

Aunque no se quiera, en un panelito es difícil hacerse el desentendido.

La sobrina morena y el motorista, cayeron en un sueño profundo casi de inmediato. Como dije hacía mucho calor.

La tía blanquita se resistía a hacerlo y cabeceaba hasta casi caerse. No admitía que necesitaba dormir hasta que lo hizo y se cayó. Me mordí los labios para no reír.

Antes de reanudar el viaje, cambiamos lugares. Ahora iba cerca de la puerta y, cada cierto tiempo -o cuando las gotas de sudor poblaban la cara de la sobrina morena-, entreabría una puerta corrediza.

Mis pensamientos seguían revoloteando, pero me regocijaba saber que estaba mochileando.

Ninguno nos conocíamos pero teníamos un objetivo en común: llegar a Esquipulas. Ambas señoras, por devoción; Gustavo, el motorista y la “patoja”, por trabajo, y, yo, por pata de chucho.

****

El día avanzaba tan rápido y lento como nosotros.

La señales de tránsito no están por completo en orden, tanto que unas dicen una distancia y otras lo contrario. Fue fácil sucumbir a la idea de que pronto llegaríamos.

Como he dicho, en un panelito es difícil desentenderse de lo que ocurre dentro.

Así, supe que, para la “patoja”, El Salvador no es interesante: “es muy pequeño”, comparado con Guatemala -obviamente-, como para buscar trabajo ahí. Que las hondureñas son preciosas por su piel canela y sus ojos avellanados. Que, entre los lugares que aún no ha visitado, están Petén y las Verapacez y, que, en una oportunidad, tuvo un encuentro cercano con una cucaracha dentro de otro carro.

Finalmente, a ella y a Gustavo, se les acabaron los temas de modelaje y optaron por hablar de películas de terror. El Aro, Actividad Paranormal 1, 2, 3 y 4, fueron algunas. Hubo divergencias entre la 3 y la 4, en cuanto a los temas principales…

Para entonces, mi trasero reclamaba y mis oídos no daban para más.

****

– Ya estamos llegando. Cuando se ven los rótulos de los hoteles, es porque estamos llegando
– Es cierto, para orientar a los turistas…

A las tres de la tarde, y casi siete horas después de iniciar el recorrido, finalmente llegamos a Esquipulas.

Abrimos las compuertas de par en par, porque la velocidad era menor.

Al mismo tiempo, llegó la jaqueca y la necesidad de un capuchino con un analgésico

Claro, nada es gratis en la vida y, de alguna forma, tenía que pagar las consecuencias del viaje.

Me tiré del carro, me despedí de todo mundo y comencé a hacer lo que tanto me fascina: fotografiar.

El regreso es harina de otro costal.

Genero contenidos editoriales para la revista IT NOW en sus versiones impresa y digital. He escrito además para las revista Proagro (2014), Mercados y Tendencias (2015-2016) y América TIC (2016). He participado como fotógrafo en la primera edición del Mercedes Fashion Show (2014), coordinado la cobertura digital de la primera Bienal de Arquitectura de Guatemala #BienarqGT (2016), así como la primera edición de IT Breaks Guatemala (2014). He coordinado y gestionado paneles de discusión el Tech Day de 2015 y 2016 en Guatemala y El Salvador, y coordinado una parte de la apuesta editorial de República Dominicana (2016) Fue editor web en www.publinews.gt Fue Gestor de contenidos multimedia y community manager en Nuestro Diario, Guatemala. Laboró como webmaster en www.sansalvador.gob.sv, el sitio oficial de la ciudad de San Salvador y la gestión municipal. Desempeñó el cargo de coordinador de contenidos especiales y atención ciudadana en http://www.laprensagrafica.com En 2008, desarrolló la dinámica de periodismo ciudadano con la nueva sección Reportero Ciudadano, para la cual elaboró una Guía básica para las personas interesadas en iniciarse en esta tendencia. Formo parte del equipo Multimedia desde sus inicios en 2004. Desde 2001 a 2008, realizó aportes multimedia que innovaron la navegación en este sitio informativo, tales como la inclusión de audios y videos en 2003. Asimismo, fue pionero de la transmisión de video y audio en vivo de importantes foros políticos y sociales desde LA PRENSA GRÁFICA. Dio cobertura desde Iraq y Kuwait al cambio de rotación de los batallones Cuscatlán VII y VIII, en febrero de 2007. Tiene estudios de comunicación y periodismo en la Universidad José Simeón Cañas y cursó un postgrado en periodismo digital en línea en la Universidad de Belgrano, Argentina. Asimismo, posee conocimiento en video y fotografía digital. En noviembre de 2008, participó en el seminario de periodismo digital La evolución del periodista multimedia, impartido en la ciudad de Antigua Guatemala.

Tagged with: , , , , , ,
Publicado en La otra Guate
4 comments on “Mochileando (pata de chucho)
  1. Eduardo dice:

    Juanjo como me he reido, que cabron mas acido “y una adolescente obesa que temí los haría volcar” jajajajaj

    Me gusta

  2. Claudia dice:

    Muy linda experiencia para ud. slds. C.B.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: