Ipala: frío, lago y aventura


El dolor agudo en las pantorillas, muslos, glúteos y zona lumbar me recuerdan los 30 minutos de descenso desde la laguna de Ipala.

Aún así, es un recuerdo gratificante de algo que me apasiona: vagabundear por el corazón del mundo Maya.

Mi llegada comenzó de forma atropellada y con retrasos.

Ipala es una ciudad de Chiquimula, un departamento ubicado en la zona nororiental de Guatemala.

Se llega desde la capital en las rutas San Luiseña que parte desde la terminal de la zona 4.

El recorrido demora unas tres horas. En esta ocasión fue de cuatro por trabajos de recarpeteo en el tramo que conduce de Jutiapa hacia Ipala.

Eso provocó el retraso y que perdiera el último microbús que sale desde Agua Blanca.

Como me considero de plan y ladera (todoterreno) opté por pedir un aventón para que me aproximaran al pie del cerro. De ahí, tendría que caminar unas dos horas, aproximadamente, en la penumbra hasta llegar a la cima. Por suerte, un residente con carro iba para el lugar y  me facilitó el asenso.

Me perdí de un atardecer espectacular. Este es el único recuerdo.

Atardecer desde Ipala, Chiquimula.

Atardecer desde Ipala, Chiquimula.

Esta vez decidí viajar a este lugar por dos razones: me atrae tanto como Titicaca y porque desde hace mucho deseaba conocerlo.

Valió la pena, pese al viento y frío inclementes.

ESTANCIA

Si no se lleva una tienda de campaña, cabe la posibilidad de ocupar un bungalow por Q50 la noche, si se va solo, puesto que el precio regular es de Q200. Tiene cuatro camas personales, no hay ropa de cama, ni abrigo. No son de la mejor calidad, pero sirven para reparar fuerzas.

El sonido del viento hace entrar en una especie de trance: es intenso y constante. Una buena alternativa para inducir al sueño.

Debido a que llegué entrada la noche, no hubo opción para cenar, sin embargo, llevaba emparedados, frutas y bebidas, por si acaso.

Este bungalow fue mi refugio.

Este bungalow fue mi refugio.

Ipala es frío, a sus 1,650 sobre el nivel del mar, es obligado ropa adecuada. Gorro, bufanda, suéter, y todo lo que pueda generar el calor necesario para no verse afectado por el descenso de la temperatura. Lo supe a las siete de la noche, un poco tarde…

Anuncios

Soy un periodista autónomo que genera contenidos para empresas en Guatemala, El Salvador y el resto de América Central.

Tagged with: , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en La otra Guate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: