Ironía


Resulta que toda tu vida trabajaste de manera decidida en tu especialidad.

Sacrificaste miles de neuronas, relaciones interpersonales y a tu familia, por mencionar algunos aspectos.

Tus sueños y anhelos se enfocaron en esa que fue la única razón para la que fuiste concebido.

Y a tres días se ser reconocido por ello, irónicamente, morís.

Una colega de mucho respeto me hizo ver, en cierta ocasión, no que se trabaja para ser galardonado. Sino por la responsabilidad que conlleva cada obligación que asumimos.

Y tiene tanta razón.

Traigo a cuenta la reflexión, luego de conocer que el científico canadiense Ralph Steinman fue galardonado este día con el premio Nóbel de Medicina, sin embargo, falleció el viernes pasado a los 68 años por un cáncer que lo aquejaba.

Irónico, realmente irónico.

Anuncios

Soy un periodista autónomo que genera contenidos para empresas en Guatemala, El Salvador y el resto de América Central.

Publicado en Interioridades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: