Al fin encontré la aguja de mi pajar


Al fin encontré la aguja de mi pajar, el trébol de cuatro pétalos, mi unicornio azul.

No tuve que salir a buscarla, ni recorrer las calles por las que un día deambulamos.

Vino cuando menos la esperaba, de improvisto, como ladrón en la noche.

El premio mayor de la vida, sin comprar boleto. La mejor de las satisfacciones que tanto se anhela y siempre tarda en llegar.

El 10 que tanto se ansía, el domingo que tanto se anhela cuando a penas es lunes.

Anuncios

Soy un periodista autónomo que genera contenidos para empresas en Guatemala, El Salvador y el resto de América Central.

Publicado en Interioridades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: