Siete días


Un instante antes de que me escribieras, estaba pensando en vos.

Pensaba en cómo estabas. Pensaba en si pensabas en mí.

Ahí, solo, en mi habitación, lejos, te pensaba.

Evocaba otra de las tantas fotos tuyas que guardo en mis recuerdos.

Tus palabras me sorprendieron. Admito que no creí que era cierto.

Instantáneamente pensé que era un correo rebotado de la cuenta POP que hacía una semanas estuve trasteando.

Lo abrí esperanzado en que fuera cierto pero con la convicción de que se trataba de un correo reenviado del mismo Gmail.

Lo leí. Me di cuenta de que era cierto.

Una sonrisa de melón se me dibujó en el rostro.

Me asaltó la emoción, la alegría.

Ese día empezó muy bien. A media mañana había experimentado la felicidad y tu mensaje lo hizo estupendo.

Hoy ya transcurrió una semana y no termino de asimilarlo.

Siete días más tarde, te besé en la boca y vi en la profundidad de tus ojos que embelesaban.

Anuncios

Soy un periodista autónomo que genera contenidos para empresas en Guatemala, El Salvador y el resto de América Central.

Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Interioridades
One comment on “Siete días
  1. Ale dice:

    yo conosco a la fuente de inspiración…y sólo puedo decir que felicidad!!!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Error: Por favor, asegúrate de que la cuenta de Twitter es pública.

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: