La Aurora


La primera vez que viajé en avión no fue tan sorprendente como lo habría esperado.

Por el contrario, fue estresante.

Cedí mi asiento a una mujer para que viajara a la par de su hijo pequeño.

Me fui en medio de otros dos pasajeros y, para mi desdicha, el asiento no se reclinaba.

Entonces, mi destino fue Hialeah, en el estado de Florida, Estados Unidos, en 2003.

Irak, 2007.

En 2007, tuve la oportunidad de viajar nuevamente en una aeronave. En esta oportunidad, la experiencia sería completamente distinta. Más extenuante que saturada de estrés.

Fueron aproximadamente 24 horas de viaje, con varias escalas de receso de una hora en varios países.

La parte más emocionante de esa vez  fue el traslado de Kuwait a Iraq.

Los militares salvadoreños que nos guiaban nos explicaron las maniobras evasivas que experimentaríamos para no ser blanco de la insurgencia iraquí.

Y más allá de la emoción, resultó ser un verdadero dolor de cabeza y náuseas.

Volamos  en un avión militar gigantesco, en donde además transportaban nuestras pertenencias.

No exagero cuando digo que, seguramente, iba del otro lado de una de las turbinas. Y el olor penetrante del combustible quemado hacía muy molesto estar ahí.

AEROPUERTOS

Viajar en avión no es algo de lo que se pueda sentir comodidad.

Afirmo esto porque, las veces que estuve en el aeropuerto de El Salvador, viendo el alzar de los pájaros de acero, creí lo contrario. Seguramente, muchos se sentirán de igual forma.

Ahora, lo traigo a cuenta por la monótonía y molestia de escuchar el despegue de los aviones en el aeropuerto La Aurora.

No es para menos, vivo a unas tres cuadras de la terminal aérea construida el siglo pasado, en principio, como base área militar.

A una semana de haberme establecido en la ciudad de Guatemala, los despegues de los aviones aburren y se roban los lapsos de  tranquilidad en el silencio nocturno.

Anuncios

Soy un periodista autónomo que genera contenidos para empresas en Guatemala, El Salvador y el resto de América Central.

Tagged with: , , ,
Publicado en La otra Guate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: