¿Quién mató a Cabral?


Un vendedor de música muestra un disco del cantautor Facundo Cabral en el mercado de Pulgas del parque Centenario de San Salvador. Cabral, de 74 años, fue asesinado la mañana de este sábado 9 de julio de 2011 en la Ciudad de Guatemala cuando desconocidos ametrallaron el vehículo en el que se dirigía al Aeropuerto La Aurora. Sin duda, este gran artista argentino vivirá en sus discos que abarcan una gran producción. Foto de Francisco Campos.

Escalofríos. Esa fue mi primera reacción al leer lo que  Juan Durán había posteado en su muro de Facebook. ¡MATARON A FACUNDO CABRAL, por Dios!

Hacía un par de días vi que el trovador suramericano daría un par de conciertos en Guatemala. Admito que por un momento me sorprendió la información.

Luego caí en el 20 de que todos los días asesinan a personas a sangre fría. No son internacionales como Cabral, pero son humanos.

Si hubiera sido Juan Pueblo, no habría acaparado las portadas de las web, redes sociales y noticieros televisivos o radiales. Ni los sectores, gremios o estados se habrían conmocionado, tal como percibimos a lo largo de este día.

Por un momento sentí temor, pero luego me di cuenta que, por fortuna, no soy Cabral. Me alegra no serlo, no por la importancia, sino por todo lo que representa. Qué bueno es ser invisible.

En las calles de la ciudad no se hablaba nada más que el homicidio. Escuchaba entre silbidos “Ni soy de aquí, ni soy de allá”. Otros tuvieron la mala suerte de llegar tarde a sus empleos porque la calle del ataque estaba cerrado a lo largo de siete cuadras. Conmocionados y perplejos, así se sentían los chapines que vi.

Su muerte

Además, pensaba en cómo el argentino habría decodificado su asesinato. Y se me viene a la mente: “No estás deprimido, estás distraído”.

De ahí extraigo: “…la vida no te quita cosas, te libera de cosas. Te aliviana para que vueles mas alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones.”

Y, sigo: “No hay muerte: hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Michelangelo, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuela y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas, y nos aleja por que nos hace desconfiados.”

¿Quién mató a Cabral? Es decir, más allá del homicidio. Por acá se dice que el manager tiene las manos sucias.

Pero también la idealización de personalidades a veces es errónea. Creemos que detrás la imagen correcta que transmiten las personalidades públicas se comportan igual a la sombra de sus pensamientos. No quiero pecar de atrevido, ni juzgar a nadie, simplemente, pienso. Si pensar es malo, pues soy malo.

Lo cierto es que Facundo Cabral ya no está vivo. Por lo que se ve en las imágenes, se trató de un trabajo quirúrgico. El carro no estaba hecho un colador, como he visto en otro casos. No. Fue un hecho premeditado.

Cabral ya no está aquí, ahora es de allá, del más allá, a donde todos llegaremos en algún momento y por cualquier forma.

Anuncios

Soy un periodista autónomo que genera contenidos para empresas en Guatemala, El Salvador y el resto de América Central.

Tagged with: , , , , , , , , , , , ,
Publicado en periodismo multimedia, policia, Publicaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: