No había flores en la ruta


El domingo anterior tuve la oportunidad de recorrer parte de la Ruta de Las Flores. Un nombre bastante sugestivo y poco cerca de ser lo que aparenta.

La ruta la componen los municipios de Ataco y Apaneca, en Ahuachapán; Juayúa, Nahuizalco y Salcotatitán, en Sonsonate.

De no haber sido por la grata compañía de Iris y su hija, Rebeca; Ana, Alberto y Oizer, habría sido un recorrido largo y aburrido. Rebeca quiere ser todo cuando crezca. Me gusta su imaginación.

Nuestra primera parada fue Ataco. Husmeamos apenas una parte porque la idea era hacer toda la ruta en un solo día. Llegamos alrededor de las 10:00 a.m.

Estructuralmente, ese lugar me recuerda un poco a Antigua Guatemala: Calles empedradas, o adoquinadas, amplias y limpias. Hostales y casas de pueblo reacondicionadas para recibir a los miles de turistas que lo visitan al año.

El día era propicio para turistear: Estaba nublado y la temperatura un tilín fresca. Tilín lo reutilizo de una melodía de Silvio Rodríguez.

Hay sitios de hospedaje y alimentación para cada gusto y capacidad económicas. En nuestro caso, desayunamos liviano: Pupusas.

Tenían buen gusto, pero el servicio no era el esperado. Claro, por $0.40 por cada una, no se puede esperar tanto.

Me gustó mucho la fuente del parque central: Una estructura de casi tres pisos de altura, por ser exagerado. Muy limpia.

También, los amates que adornan las esquinas norponiente y noroccidente le dan un toque muy especial. Sus brazos retorcidos invitan a descansar al pie de cada uno.

Aquí un ejemplo:

Pasado el mediodía, partimos hacia Apaneca.

En el trayecto vi algunas florifundias y varias veraneras. A medio andar, una banco de neblina nos dio un respiro al calorcito que se sentía.

Como dije estaba nublado, eso, quizá, proyectó una imagen triste del lugar.

No vi el cerro pintado de verde que busca atraer a los turistas.  Es tan chico que lo recorrimos pronto. Para ser domingo, mantenía un ambiente triste, gris, sucio. Tan poco atractivo nos recibió que nos marchamos.

Al salir, y a pocos metros, nos dirigimos a la laguna Verde.

Situada entre los cerros, esta porción de agua y el paisaje transportan a cualquier otra latitud del planeta que no sea este país sumido en la desgracia total.

Es una pena toparse con que, por la disputa entre la comuna y un lugareño, el cartel que contiene información sobre este accidente geográfico ha sido blanco del vandalismo. Le han borrado datos fudamentales.

Mientras estuvimos ahí, vi a a los más chicos desinhibidos y bañándose en calzoncillo. Los más grandecitos jugando  a lanzar al compañero por la fuerza al agua. Los novios  apercollándose para la foto. Unos procurando llevarse la flor de una ninfa. Y, otros, simplemente deleitándose con el paisaje, como yo. Es que embelesa.

Nuevamente, llegó la hora de partir. Otros 20 minutos de viaje y llegamos a Juayúa.

La cuna de los festivales gastronómicos, a mi juicio, perdió el encanto.

El desorden de las ventas informales premoniza otra ciudad caótica a partir de su plusvalía como atractivo turístico.

La estridencia es molesta. Hay lidiar con perros cuando comés, con ancianos que piden monedas y niños que insisten para que comprés su mercadería.

Por un momento, creí estar en alguna calle o avenida de San Salvador. Insisto, Juayúa perdió el encanto.

Por otro lado, una de las cosas que atrajo mi atención fue la gran cantidad de monedas de colón en las ventas de usados. Mi lupa periodística me dijo que eso no era normal, en un primer instante. Luego, pensé en que alguien se deshizo de ellas al ver frustrada la promesa del bimonetarismo y el uso imperioso del dólar.

Finalmente, salimos de Juayúa.

No tuvimos tiempo para ir a los Chorros de La Calera. Espero que conserven la naturalidad con que los conocí hace 14 años.

Antes de volver a San Salvador, hicimos una parada en un restaurante muy agradable por la combinación de la naturaleza con la buena comida y mucha frescura.

Como dije, no vi muchas flores en la ruta, tal como lo indica su nombre, pero eso solo fue  recompensado por la grata compañía de los nuevos y ya conocidos amigos.

Genero contenidos editoriales para la revista IT NOW en sus versiones impresa y digital. He escrito además para las revista Proagro (2014), Mercados y Tendencias (2015-2016) y América TIC (2016). He participado como fotógrafo en la primera edición del Mercedes Fashion Show (2014), coordinado la cobertura digital de la primera Bienal de Arquitectura de Guatemala #BienarqGT (2016), así como la primera edición de IT Breaks Guatemala (2014). He coordinado y gestionado paneles de discusión el Tech Day de 2015 y 2016 en Guatemala y El Salvador, y coordinado una parte de la apuesta editorial de República Dominicana (2016) Fue editor web en www.publinews.gt Fue Gestor de contenidos multimedia y community manager en Nuestro Diario, Guatemala. Laboró como webmaster en www.sansalvador.gob.sv, el sitio oficial de la ciudad de San Salvador y la gestión municipal. Desempeñó el cargo de coordinador de contenidos especiales y atención ciudadana en http://www.laprensagrafica.com En 2008, desarrolló la dinámica de periodismo ciudadano con la nueva sección Reportero Ciudadano, para la cual elaboró una Guía básica para las personas interesadas en iniciarse en esta tendencia. Formo parte del equipo Multimedia desde sus inicios en 2004. Desde 2001 a 2008, realizó aportes multimedia que innovaron la navegación en este sitio informativo, tales como la inclusión de audios y videos en 2003. Asimismo, fue pionero de la transmisión de video y audio en vivo de importantes foros políticos y sociales desde LA PRENSA GRÁFICA. Dio cobertura desde Iraq y Kuwait al cambio de rotación de los batallones Cuscatlán VII y VIII, en febrero de 2007. Tiene estudios de comunicación y periodismo en la Universidad José Simeón Cañas y cursó un postgrado en periodismo digital en línea en la Universidad de Belgrano, Argentina. Asimismo, posee conocimiento en video y fotografía digital. En noviembre de 2008, participó en el seminario de periodismo digital La evolución del periodista multimedia, impartido en la ciudad de Antigua Guatemala.

Publicado en periodismo multimedia, policia, Publicaciones, sonsonate, turismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: