La mejor misión


Una de las más grandes satisfacciones como padre la he tenido esta noche.

Mi hijo de cuatro años aprendió que el teclado se llama teclado; la pantalla, pantalla; ratón, ratón; navegador, navegador; botón de encendido y el proceso para apagar de forma correcta la laptop.

Pero más allá de la proesa que para su corta edad significa, fue emocionante como ese pequeño hombrecito se emocionó y se colgó una sonrisa de oreja a oreja, hincado en la silla que le puse para explicarle algo tan sencillo.

Eso nada, ni nadie me lo dará, sino él.

Hay otras alegrías, o momentos significantes, en mi rol de guía, la tarde en que mi esposa dio a luz a mi primer retoño, José Abdiel, la otra tarde en que me dijeron que a mi esposa le practicarían una cesárea para evitar que Maya Gabriela corriera riesgos. La muerte de mi papá.

Pero la de esta noche, ha sido más tonificante que los momentos en que me desestrezo cuando hago ejercicios al final de la extenuante jornada laboral, o el alivio que siento al bajarme del bus luego de maldecir el caos vehicular de Santa Tecla o un rico y delicioso coctel de mariscos en Caliche´s.

Más satisfactorio que mi promoción como coordinador, que el momento en que mi primer jefe en LPG me llamara para decirme que estaba contratado y que por ello ganaría más de lo que mis padres pudieran haber hecho en tres meses de trabajo.

Esta noche iré a dormir con la plena satisfacción de que soy un buen padre, uno que reconoce sus defectos y que día a día procura combatirlos para dejarle una buena herencia a la razón de mi vida: Mis hijos.

Franquito: Gracias por devolverme esos momentos tan ansiados de felicidad en esta podredumbre de realidad tercermundista.


Anuncios

Soy un periodista autónomo que genera contenidos para empresas en Guatemala, El Salvador y el resto de América Central.

Publicado en periodismo multimedia
One comment on “La mejor misión
  1. Geovanny dice:

    Esos son los momentos que a uno le tocan el corazon, es como si a uno lo mandaran a otra dimension, como si fuera esa imagen congelada de El Señor de los Anillos cuando el tipo levanta el dedo y el anillo le da poder. Y que bien que lo contes porque hay gente que no se fija mucho en eso (o al menos no como deberia fijarse).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: