Los doble N


Alguna vez tuvieron un nombre, un documento de identidad, aparecieron en el padrón electoral y en las listas escolares. Se trata de personas que fallecieron y al ser sepultadas en el anonimato su identidad mutó a dos letras.

IDENTIDAD. La parte susperior de una cruz se alza en el área que La Bermeja destina para los entierros gratuitos de personas que mueren como desconocidas. Hasta septiembre de este año sólo siete han sido identificadas. Algunos familiares optan por dejar los restos en ese sitio / LA PRENSA/ Juan José López.

Son las diez y media de la mañana del 1º de noviembre. El sol, el cielo y el viento hacen de esta mañana un día cálido, propio de los días en que la lluvia ya no cae. Refresca un poco.

Afuera de la penumbra de un viejo árbol, el zacate marchito forma una alfombra café clara que oculta las puntas de varias cruces y a sus tumbas. Es trabajoso identificar de quiénes son, sobre todo porque el lodo pulverizado cubre los brazos de los crucifijos.

A un lado, un hombre y su joven ayudante retocan una cripta. Es la víspera del Día de los Difuntos, cuando se recuerda a los seres queridos que dejaron este mundo antes que los demás. Los pintores temporales ganarán algunas fichas por su trabajo en el cementerio municipal La Bermeja.

En algún lugar de este espacio yacen los restos de un doble N, es decir, una persona que sólo se conoce su ubicación exacta en el Registro General de Cadáveres del cementerio municipal La Bermeja, un libro de pasta negra de casi medio metro que tiene el título grabado en oro y datos desde 1995 hasta la fecha, y aparece como no identificado. NN (no notas) es lo único que dice en la casilla Nombre. En su sepulcro no hay ni cruz, ni lápida. Su muerte ocurrió por “múltiples golpes”, según el dictamen del Instituto de Medicina Legal (IML) “Doctor Roberto Masferrer”.

El IML es el responsable de registrar los decesos que ocurren en el país. Da por desconocida a una persona cuando han pasado cinco días, no ha sido reclamado el cuerpo y no se encuentre en descomposición. En San Salvador, los cadáveres son enviados a La Bermeja, por acuerdo institucional firmado en 1998. En el interior del país, están las divisiones regionales, según Cecilia Álvarez, enfermera forense.

Este “nn” figura como el cadáver 156. Su entierro tuvo lugar el 27 de febrero de 2004 en el anexo al sector B oriente del provisional Hospital Adulto. Es decir, las fosas comunes para entierros gratis contemplados en la Ley General de Cementerios. Ahí, el 10% del cementerio, también terminan los ancianos que fallecen en asilos e indigentes. El doble N 156 tenía entre 60 y 65 años.

Los doble N tuvieron un nombre y probablemente hasta su documento de identidad. Es probable que hayan votado y hayan ido a la escuela, pero al fallecer y al ser sepultados en el anonimato su identidad mutó a esas dos letras. Ninguno de ellos será visitado por sus parientes o conocidos, porque sencillamente no saben, nunca supieron adónde está su última morada.

Datos recientes

LA PRENSA/ Juan José López

Cifras más frescas en el registro de cadáveres revelan que el año pasado fueron enterradas 473 personas bajo esa categoría “nn”; mientras que hasta septiembre de este año, fueron 270. Uno de ellos fue Salvador Enrique Martínez Corleto, de 80 años, quien murió de forma violenta y fue localizado 19 días más tarde en una fosa común de La Bermeja. (Leer nota secundaria: Ayudando a asimilar el luto)

Los homicidios encabezan las cifras de muertes, seguidos de los accidentes de tránsito, de acuerdo con Medicina Legal. El rango de edades con más muertes oscila entre los 20 y 29 años, con 79 decesos en 2006 y 50 en 2007. Mientras que San Salvador, La Libertad y Sonsonate son los tres departamentos con más muertes ese periodo.

Martínez Corleto nació el 15 de julio de 1926. Fue asesinado de dos disparos la noche del jueves 26 de abril de 2007 en el municipio de San Martín. Los tiros impactaron en la parte izquierda de su cabeza, entre las 8 y 10 de la noche, según el reconocimiento forense realizado al día siguiente. Le faltaban 75 días para cumplir los 81 años.

Medicina Legal efectuó el levantamiento del cuerpo en la entrada de la finca El Callejón, cantón Las Delicias, para trasladarlo a la sede central y practicarle la autopsia. El día de su muerte, Martínez, de 1.72 metros de altura, vestía una camisa amarilla, pantalón azul, cincho café de cuero, calcetines azules y botines negros.

Como nadie reclamó el cuerpo, fue enviado a La Bermeja en calidad de “no identificado”. Él fue uno de los 140 inhumados gratuitamente entre el 1º de enero y el 31 de julio pasados. Los restos de Corleto fueron depositados en la fosa 11 provisional, Hospital Adulto, el Día de la Cruz (3 de mayo) a las 3:15 de la tarde. Sin cripta ni crucifijo.

Atando cabos

Luego de iniciar el proceso de búsqueda, la hija de Salvador Corleto logró ubicar el paradero de su padre en el instituto forense. Era el 15 de mayo de 2007. Tres días más llegó a la Dirección Regional de Salud Metropolitana del Ministerio de Salud Pública para solicitar la exhumación del cuerpo y trasladarlo a un nicho familiar. La aprobación llegó un día después. La rúbrica de la doctora Silvia Marroquín, directora de la Regional de Salud, consta en la copia del expediente municipal.

El año pasado, fue posible identificar a cuatro personas enterradas como desconocidas. Este año van siete, entre ellos Salvador Martínez Corleto.

Debido a que en Medicina Legal al cadáver “le habían practicado todos los análisis pertinentes en su debido momento”, el 21 de mayo, el día del traslado de los restos, no fue necesaria la presencia de la Fiscalía General de la República. Sólo estuvieron un inspector de Saneamiento Ambiental, el supervisor de servicios y dos sepultureros.

El procedimiento inició a las nueve en punto. No demoró más allá de las 9:20 de la mañana. Los restos de quien una vez fue un doble N se encuentran finalmente en el cementerio Monseñor Óscar Arnulfo Romero, la segunda categoría del campo santo. Aunque laprensagrafica.com intentó obtener declaraciones de la mujer, esta no respondió la petición.

Con toda seguridad, este viernes 2 de noviembre, Día de los fieles difuntos, la familia que le sobrevive a Salvador Corleto visitará el espacio que tiene asignado hasta el 21 de junio de 2014, tiempo en el que además recibirá atención por parte del personal del cementerio para evitar que sea invadido por la maleza seca.

Notas relacionadas

Genero contenidos editoriales para la revista IT NOW en sus versiones impresa y digital. He escrito además para las revista Proagro (2014), Mercados y Tendencias (2015-2016) y América TIC (2016). He participado como fotógrafo en la primera edición del Mercedes Fashion Show (2014), coordinado la cobertura digital de la primera Bienal de Arquitectura de Guatemala #BienarqGT (2016), así como la primera edición de IT Breaks Guatemala (2014). He coordinado y gestionado paneles de discusión el Tech Day de 2015 y 2016 en Guatemala y El Salvador, y coordinado una parte de la apuesta editorial de República Dominicana (2016) Fue editor web en www.publinews.gt Fue Gestor de contenidos multimedia y community manager en Nuestro Diario, Guatemala. Laboró como webmaster en www.sansalvador.gob.sv, el sitio oficial de la ciudad de San Salvador y la gestión municipal. Desempeñó el cargo de coordinador de contenidos especiales y atención ciudadana en http://www.laprensagrafica.com En 2008, desarrolló la dinámica de periodismo ciudadano con la nueva sección Reportero Ciudadano, para la cual elaboró una Guía básica para las personas interesadas en iniciarse en esta tendencia. Formo parte del equipo Multimedia desde sus inicios en 2004. Desde 2001 a 2008, realizó aportes multimedia que innovaron la navegación en este sitio informativo, tales como la inclusión de audios y videos en 2003. Asimismo, fue pionero de la transmisión de video y audio en vivo de importantes foros políticos y sociales desde LA PRENSA GRÁFICA. Dio cobertura desde Iraq y Kuwait al cambio de rotación de los batallones Cuscatlán VII y VIII, en febrero de 2007. Tiene estudios de comunicación y periodismo en la Universidad José Simeón Cañas y cursó un postgrado en periodismo digital en línea en la Universidad de Belgrano, Argentina. Asimismo, posee conocimiento en video y fotografía digital. En noviembre de 2008, participó en el seminario de periodismo digital La evolución del periodista multimedia, impartido en la ciudad de Antigua Guatemala.

Tagged with: , , , , , , ,
Publicado en periodismo multimedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: