Rarezas


Ser distinto no es ser raro

Raro, un término empleado hasta la saciedad de forma equivocada, no es sinónimo de diferente. Bueno, no sería raro que muchos estén de acuerdo conmigo.

Me llamó con especial atención que este día hayan ocurrido varios acontecimientos relacionados a la expresión.

Para comenzar, Lorena, alguien por quien no oculto cierta simpatía desde hace mucho tiempo, se escapó de causar tremendo choque en el bulevar Santa Elena. Todo por darme un aventón al trabajo.

Aunque me sorprendió la intrépida hazaña para detenerse y subirme, lo que más me atrapó fue que a las ocho de la mañana sintonizara la Radio Clásica.

– Interesante que vayas escuchando eso. Sobre todo porque hay otros géneros modernos que dominan el dial…

– Sí, es que yo soy bien rara, me ataja antes de que continúe.

Le aclaro que no es que me parezca raro que alguien, con no menos de 35 años, tenga esos gustos distintos. No alguien como ella. Una mujercita de aspecto frágil a la que sus pecas le dan más realce y sex a pill. Sumado su perfil profesional y toque de modernidad. Sino que en mi entorno es una costumbre poco habitual: El reguetón y el tex mex encabezan esos gustos.

Mientras me lo dice, hace una peripecia para rebasar el lento auto de la izquierda, el otro de la derecha que recién frena por la llegada de la 34 a la parada de la embajada y la manada de empleados del Sueño americano tras los incautos que aspiran a una visa. Se rebuscan esos monos por entregar una tarjetita de presentación y servicios con los que, imagino, les darán algún crédito. Algo similar a aquel mito urbano que decía que los policías de Tránsito imponían cuanta esquela pudieran para obtener un bono. O la meta que tenían algunos agentes de San Vicente para inflar las cifras de combate a la delincuencia, tal como me lo comentó el subcomisionado de la cabecera hace un par de años. Claro off the record.

Paréntesis.

Sueño americano es una casa tramitadora de papeles migratorios que amplió su local luego de que metieran preso a su principal competidor de al lado, tras una denuncia de estafa contra una gringa, y en donde se exhibía en tamaño tabloide la nota que me publicaron al respecto. Tan fascinado quedó el responsable que hasta me invitó a almorzar con la promesa de darme más información sobre el capturado. Aún sigo considerándolo.

Cierra paréntesis.

Raro es aquello que no es común, poco habitual o escaso en su clase.

Pero como muchos hablamos como podemos y otros escribimos como queremos, la cosa ha ido degenerándose con dolo a tal grado que sirve para etiquetar las cosas a la brava. A puro vergazo.

Hacia la media mañana ocurrió algo que sí que fue raro. Bob Marley nos bendijo al Gille, la Colocha y a mí con una lluvia de ideas, como pocas veces suele ocurrir. No es que seámos embéciles, no, si pensamos, pero esta vez su excepcional.

Así, nos convertimos en los padres de una idea fabulosa para la cual tenemos unas cuatro semanas antes de darle a luz. Bueno, fue tan buena la vibra que hasta el Cuche pelón nos tiramos. -La Breez sabe a qué me refiero.

Por la noche, la palabra siguió persiguiéndome.

En la esquina suroriente del parque Daniel Hernández, en Santa Tecla, me topé con un raro. Bueno, en realidad no me lo topé, yo lo busqué, al menos con la vista.

Supe desde un inicio que su homosexualidad estaba a flor de piel: un vaquero tallado del que pendía un cedazo de flores beige; camisa negra pegada, con mangas a la mitad de lo normal; un ridículo minibolso para documentos personales, de esos que el largo de la cinta equivale al total de la bolsa, y una especie de cosmetiquera para nenas  que están descubriendo la coquetería. Del moñito se desprendía un mechón rizado que acentuaba su femineidad nunca concebida y unos ojos cristalinos, como cuando terminaste de llorar.

Sintió que lo miraba, pero en realidad había fijado la vista en el cuadro de todos los días: Hijos de vendedores en el mundo mágico que conciben en un pedazo de andén. No sé si soy solamente yo o hay otros que experimentan la misma sensación: Ver tu entorno con la vista lateral, ahí donde comienzan tus campos útil y de información.

Otro hombre mayor, de lentes fotogrey, pantalones holgados, moreno y con mochila, no ocultaba tampoco su curiosidad y libidinosidad a escasos tres pasos de sí. La escena no duró mucho, pues a los pocos minutos llegó un microbús que partió igual de rápido hacia Unicentro Lourdes. Las primeras pringas comenzaron a llegar.

Lo raro de esto fue la ya no tan polémica condición del muchacho. El caso fue que me hizo recordar cuando hace un par de décadas les llamaban raros; solo porque no se ceñían a los cánones sociales y comenzaban a salir del oscurantismo en el que vivían. No digo que fuera anormal ver una de esas flores, pero entonces no eran tan evidentes como hoy. Y qué leche la mía al respecto…

¡Ah! Por cierto. La situación me hizo clic de cuando, según me contaron, José Cabezas, de forma inocente, dijo cierto día que esta mañana me siento bien raro y fue motivo de carcajadas entre sus mismos broderes. Sentimientos reprimidos, alevosía o un pensamiento en voz alta; no sé, pero el ejemplo aplica.

Para terminar.

Estuve pensando este cierre mientras volvía a casa y luchaba por leer una historia de un pueblo peruano que ganó popularidad por sus habitantes albinos, una palabra pecaminosa para sus habitantes. Por suerte, ya la Panamericana volvió a la normalidad, así que no me demoró más que 28 minutos para estar de nuevo en casa.

Y entonces caí en la cuenta de que también yo tengo mis momentos de rareza. No es que busque o anhele la condición, pero es bien chivo cuando te pasa. ¿No crees?

 Y vos ¿no te sentís raro a veces?

***

Mañana escrito sobre la Robaguaro

Genero contenidos editoriales para la revista IT NOW en sus versiones impresa y digital. He escrito además para las revista Proagro (2014), Mercados y Tendencias (2015-2016) y América TIC (2016). He participado como fotógrafo en la primera edición del Mercedes Fashion Show (2014), coordinado la cobertura digital de la primera Bienal de Arquitectura de Guatemala #BienarqGT (2016), así como la primera edición de IT Breaks Guatemala (2014). He coordinado y gestionado paneles de discusión el Tech Day de 2015 y 2016 en Guatemala y El Salvador, y coordinado una parte de la apuesta editorial de República Dominicana (2016) Fue editor web en www.publinews.gt Fue Gestor de contenidos multimedia y community manager en Nuestro Diario, Guatemala. Laboró como webmaster en www.sansalvador.gob.sv, el sitio oficial de la ciudad de San Salvador y la gestión municipal. Desempeñó el cargo de coordinador de contenidos especiales y atención ciudadana en http://www.laprensagrafica.com En 2008, desarrolló la dinámica de periodismo ciudadano con la nueva sección Reportero Ciudadano, para la cual elaboró una Guía básica para las personas interesadas en iniciarse en esta tendencia. Formo parte del equipo Multimedia desde sus inicios en 2004. Desde 2001 a 2008, realizó aportes multimedia que innovaron la navegación en este sitio informativo, tales como la inclusión de audios y videos en 2003. Asimismo, fue pionero de la transmisión de video y audio en vivo de importantes foros políticos y sociales desde LA PRENSA GRÁFICA. Dio cobertura desde Iraq y Kuwait al cambio de rotación de los batallones Cuscatlán VII y VIII, en febrero de 2007. Tiene estudios de comunicación y periodismo en la Universidad José Simeón Cañas y cursó un postgrado en periodismo digital en línea en la Universidad de Belgrano, Argentina. Asimismo, posee conocimiento en video y fotografía digital. En noviembre de 2008, participó en el seminario de periodismo digital La evolución del periodista multimedia, impartido en la ciudad de Antigua Guatemala.

Publicado en periodismo multimedia
3 comments on “Rarezas
  1. Keny dice:

    La maravillosa canción del Cuche Pelón, sin duda, particular. Me gusta la manera en que redactás tu diario vivir. Me gustó mucho la historia donde contás el camino a tu casa el día del derrame de aceite. Se devoran las palabras por que te invitan a leer más. Sin duda me voy a hacer "clienta"de tus blog.
    Un abrazo.
    Breeze 

    Me gusta

  2. Geovanny dice:

    jajaja, jajaja (no confundir con la risa del Baron –y Hembra– Asrel), esta muy bueno el final, eh, digo, el remate del final ("Manana escribo sobre la robaguaro"), jejejeje (no confundir con la risa de Lil Bush), es un buen enganche para seguir leyendo esas buenas "babosadas" que escribis sobre la cotidianidad salvadorenia (les debo las enies y algunas tildes porque esta f@($!n computer no habla espaniol).  Me parece bien escribir sobre las rarezas, porque lo raro no implica ser diferente, ya que esta ultima se diferencia de la primera, aunque suene a rareza (??)… creo que falto explicar un poco mas el concepto de "raro", lo cual no quiere decir que este malo necesariamente. Ah!, y lo de "sex a pill" en vez de sex appeal es a proposito, supongo, me suena RARO, como a "sexo a pastillas", es decir, ProFamilia y manchas RARAS en la cara. Tambien me parece el uso de la palabra "pringa" para referirse a la lluvia, algo muy salvadorenio (ya me estoy poniendo nacionalista), bueno una palabra que, segun la RAE, solo se utiliza en El Salvador y, ojo nacionalistas!!!, en Honduras, pa\’ referirse a la lluvia, entre otras cosas. Creo que ya me estoy especializando en analisis de textos… o en paralisis de sesos, jiji.

    Me gusta

  3. Geovanny dice:

    eh, jeje, antes de que piensen que soy raro porque no me atrevi a poner mi nombre, se me olvido escribirlo en el anterior comentario de sex a pill, profamilia y esas "babosadas". F. El Gran Ge-o-va (Geovanny A.) 

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Agregá tu correo para seguir mi blog

A %d blogueros les gusta esto: